El chocolate y sus beneficios

El Día de San Valentín está a la vuelta de la esquina y sólo de pensar en todo el chocolate que nos traerá se nos hace la boca agua.

Este alimento a base de pasta de cacao y azúcar, codiciado por algunos y venerado por otros, aporta grandes beneficios a nuestra salud.

Es por lo tanto un alimento que podemos consumir sin moderación (o casi), para gran felicidad de los más golosos.

El origen del Día de San Valentín

Es muy difícil averiguar el origen oficial de la fiesta de los enamorados.

Según algunas fuentes, se remonta a la época de la antigua Roma.

Alrededor del 15 de febrero se celebraban por aquel entonces festividades en honor del dios encargado de proteger a los rebaños y los pastores.

Con ese motivo, se practicaba una especie de rito a fin de formar parejas.

Esta celebración anual habría sido designada más tarde por el papa Gelasio como la fiesta de Valentín, patrón de los enamorados.

Es a raíz de esa decisión como habría comenzado la tradición según la «antigua Roma» de ofrecer un regalo a su media naranja el 14 de febrero para celebrar el amor y el privilegio de estar en pareja.

¿Por qué chocolate? Por sus supuestas propiedades afrodisíacas.

Los aztecas tomaban una bebida a base de chocolate para estimular el deseo sexual, mientras que los indígenas la utilizaban para aplicársela a las zonas erógenas.

¿De dónde proviene el chocolate?

La pasión de los hombres por este manjar no nació ayer.

Fueron los mayas quienes habrían descubierto el haba del cacao, que consumían en forma líquida picante.

Varias pruebas históricas demuestran que las mazorcas de cacao fueron exportadas a España por primera vez en torno a 1528, en particular por Hernán Cortés.

La elaboración

El proceso de elaboración del chocolate es, en definitiva, bastante sencillo.

En primer lugar, los granos de cacao son tostados y posteriormente molidos y prensados para formar una especie de masa líquida que se mezcla o no con azúcar antes de ser triturada de nuevo.

La pasta obtenida se combina después con manteca de cacao para ser moldeada y dar origen a nuestra famosa barra de chocolate.

Un poco de etimología

El Breve Diccionario Etimológico de la Lengua Castellana de Joan Corominas cita la palabra “chocolate” como de origen azteca, aunque de formación incierta, mientras que el Diccionario de la lengua española de la RAE también hace referencia a los términos del dialecto náhuatl del que parece proceder.

Aunque no haya acuerdo unánime en cuanto al origen exacto del término y las influencias fonéticas que dieron lugar a su forma actual en español, lo que sí está claro es que muchas otras lenguas como el inglés «chocolate» o el francés «chocolat» se sirvieron del español para adoptar sus respectivos términos.

Los beneficios del chocolate negro

Consumir chocolate negro tiene numerosos beneficios para la salud, en particular:

  • reduce el estrés y la ansiedad;
  • baja la tensión arterial y disminuye el riesgo de infarto;
  • mejora la circulación sanguínea;
  • estimula el tránsito intestinal;
  • reduce los síntomas de fatiga.

El fruto del cacao tendría estas propiedades especiales debido a su alto contenido de magnesio, antioxidantes, aminoácidos y fibras.

Además, favorece la estimulación de la serotonina y la secreción de endorfinas, las hormonas que provocan la sensación de felicidad.

Así que, el chocolate, además de ser rico, también es bueno para la salud. Entonces, ¿por qué privarnos de él?

¡Feliz Día de San Valentín!

**

¿Cuál es su tipo de chocolate preferido? ¿Lo prepara de alguna forma especial para consumirlo? No dude en enviarnos sus comentarios a la siguiente dirección: comentarios@traduccioninvisible.com.
 

Valoración en Google
4.9
Basado en 49 opiniones