Mantenerse sanos para trabajar mejor

Hacia un espacio de trabajo más ergonómico

Es un secreto a voces que para ejercer el mismo oficio durante muchos años es necesario que el cuerpo y el organismo puedan seguir el ritmo que usted les va imponiendo.

Los problemas que puede acarrear el trabajo de oficina, sobre todo por adoptar una mala postura al sentarse o por el uso prolongado de la computadora, son muy reales.

En efecto, resulta difícil ganarse la vida cuando se sufren problemas de espalda o tendinitis recurrentes, o cuando nuestra capacidad visual se degrada más rápido de lo normal.

Con motivo del Día Mundial de la Seguridad y la Salud en el Trabajo, nuestro equipo ha considerado oportuno recordarle algunos consejos prácticos y presentarle varias herramientas útiles que quizás no conozca.

Hablemos pues sin más tardar de ergonomía.

Ajuste bien su silla de oficina

No cabe duda de que una silla o un sillón de oficina de buena calidad es el elemento más importante de su estrategia para cuidar de su salud en la oficina.

A diferencia de una silla normal, la silla o el sillón de oficina están provistos de apoyabrazos, un componente esencial para aliviar la tensión en los hombros.

Cuando esté sentado, asegúrese de seguir las siguientes recomendaciones:

  • las caderas deben mantenerse ligeramente por encima de las rodillas, que no deben tocar la silla;
  • los pies deben estar completamente apoyados en el piso o en un reposapiés;
  • los trapecios deben estar relajados cuando tenga bien apoyados los codos;
  • cada zona dorsal debe estar cómodamente apoyada en el respaldo de la silla.

Si tiene dudas sobre su postura, consulte a un ergonomista cualificado.

Atención todos: ¡en pie!

Levántese por lo menos una vez cada treinta minutos y recorra el pasillo de la oficina.

Antes de volver a sentarse, estire bien las muñecas, los brazos y las piernas, y sacuda las manos para activar la circulación sanguínea.

Realice también con cuidado varias flexiones y rotaciones de cuello.

Si tiene una pelota de ejercicios, acuéstese encima y flexione la espalda de forma convexa.

Examine si le conviene utilizar una mesa de trabajo de altura regulable con dispositivo eléctrico como esta.

Así podría trabajar de pie por la mañana y sentado en su silla de oficina tras el almuerzo.

Le apostamos a que acabará el día con sus músculos menos doloridos.

El teclado del futuro

Los movimientos repetitivos causan todo tipo de lesiones, siendo quizás la más conocida el síndrome del túnel carpiano, a veces llamado erróneamente síndrome del túnel carpal.

Coloque el teclado y el ratón de manera óptima para evitar muchos problemas, tanto a corto como a largo plazo.

Instale una bandeja de teclado o un accesorio similar para ajustar su altura e inclinación.

Si siente dolor al tocar las teclas con los dedos, piense en comprarse un teclado mecánico.

¿Tiene hombros anchos? No se preocupe; existen teclados ergonómicos diseñados especialmente para las personas de constitución grande.

Los apasionados de la ciencia ficción encontrarán incluso modelos que parecen sacados directamente del futuro.

Reinventar el ratón

El ratón es tanto o más importante que el resto, y tiene a su disposición una amplísima gama de opciones.

Una buena práctica consiste en colocar regularmente el ratón del lado contrario al de su mano dominante (por ejemplo, a la izquierda para los diestros).

De este modo se repartirán mejor los esfuerzos musculares y reducirá con ello el riesgo de lesionarse.

Sin embargo, necesitará prever un período de adaptación.

Haga también un esfuerzo para memorizar cada semana un método abreviado de teclado, lo que le evitará el constante ir y venir entre el teclado y el ratón.

Una nota sobre la pantalla

Debe colocar el monitor enfrente de usted y poder tocarlo con la punta de los dedos al alargar el brazo.

La parte superior de la pantalla, que conviene inclinar 15 grados hacia atrás para lograr la máxima comodidad, debe encontrarse a la altura de los ojos.

Invierta, por unas decenas de dólares, en un soporte ajustable de buena calidad, sobre todo si utiliza más de un monitor.

Sus ojos y su nuca le estarán muy agradecidos.

La próxima etapa

La ergonomía de su espacio de trabajo debería ser una de sus prioridades profesionales.

La Comisión de Normas, Equidad, Salud y Seguridad en el Trabajo (CNESST) ha preparado una guía destinada a los usuarios de computadoras portátiles en la que aborda algunos de los aspectos que acabamos de examinar.

Este documento constituye un buen punto de partida.

Si su trabajo le provoca malestares físicos a diario, debería consultar inmediatamente a un especialista para solucionar el problema.

Su salud depende de ello.

**

¿Utiliza usted otras herramientas que no hayamos presentado en nuestro artículo? ¿Qué medidas ha adoptado para mejorar la ergonomía de su estación de trabajo? Envíenos sus comentarios a esta dirección: comentarios@traduccioninvisible.com.